martes, 6 de diciembre de 2016

De relatorías, fábulas y otras historias

De relatorías, fábulas y otras historias*


Pedro Luis del Ángel Rodríguez

El sábado 12 de noviembre comenzamos el Taller de Escritura de Textos Literarios a las 9:00 am, en un aula de la Escuela Normal de Guanajuato. Yo llegué un poco tarde y cuando entré Artemio estaba leyendo un texto de Rosario Castellanos. Al terminar la lectura nos indicó que había comenzado leyendo ese texto para dar tiempo a que todos llegáramos al taller y no nos perdiéramos ninguna explicación.

Alrededor de las 9:20, cuando parecía que ya todos los que íbamos a llegar habíamos efectivamente llegado, Artemio recapituló lo que se había hecho en la sesión anterior y mientras él hacía esta recapitulación Sandra nos pasó el material del taller así como dos libros: Rudeza innecesario y otros cuentos adolescentes (de Artemio) y Flor de Varia escritura (compilado por Sandra y Artemio), el cual es una antología de escritos realizados por los estudiantes de la Telesecundaria de Mesa de la Yerba durante el trabajo de Asesoría Técnico Pedagógica que Artemio y Sandra realizaron en dicha escuela.

Artemio nos explicó que uno de los ejercicios que ellos han hecho con los estudiantes de la telesecundaria para inducir la escritura es, precisamente, la redacción de la relatoría de las actividades llevadas al cabo en las sesiones previas y procedió a mostrarnos la relatoría realizada por una de nuestras compañeras sobre la sesión del sábado 29 de octubre.

Sandra proyectó la mencionada relatoría para que todos pudiéramos leerla mientras la compañera la leía en voz alta. Una vez que ella concluyó la lectura procedimos a analizar el texto, poniendo particular interés en posibles mejoras a la ortografía y/o a la redacción de la misma, siempre tratando de respetar el estilo de nuestra compañera. En un par de ocasiones ella tuvo que aclarar cuál era el sentido de sus palabras, lo que nos permitió encontrar una redacción alternativa que explicara mejor aquello que ella deseaba expresar.

Al finalizar este ejercicio, alrededor de las 11 de la mañana, tomamos un pequeño descanso y un refrigerio, lo que nos permitió charlar de manera más informal, tanto entre nosotros como con Artemio y Sandra, acerca de los propósitos del Taller, de nuestros intereses personales, etc.

Una vez concluido el refrigerio, aproximadamente a las 11:30, regresamos al salón y Artemio nos explicó la siguiente actividad, que consistió en que cada uno de nosotros leyera para si mismo dos fábulas de Monterroso y, posteriormente, escoger una de ellas para leerla en voz alta ante el grupo y decir cual era, a nuestro parecer, la moraleja de la fábula elegida. Mientras realizábamos esta actividad Sandra nos repartió unos pequeños animalitos de plástico, cosa que nos sorprendió un poco pero nadie comentó nada al respecto. Cuando todos hubimos terminado de leer la fábula seleccionada y de decir cuál era la moraleja que sacábamos de ella, Artemio nos dijo que ahora teníamos que escribir nosotros una fábula cuya moraleja fuera la que habíamos sacado de la de Monterroso y que, para ayudarnos a escribirla, uno de los personajes de la fábula podía ser, precisamente, el animalito que teníamos en nuestras manos; incluso repartió un segundo animalito de plástico para quienes así lo desearan, de modo que ambos animalitos se incorporaran a la fábula que escribiríamos.

Finalmente varios de nosotros leímos nuestra fábula, no hubo tiempo para que todos leyeran la suya y de hecho algunos compañeros aún no terminaban de escribirla; pero fue interesante escuchar aquellas que estaban concluidas, así como los fragmentos de las que aún estaban sin concluir.

A las 2 pm terminó el taller de ese día y nos despedimos, con el compromiso de realizar la correspondiente relatoría y de enviar tanto la relatoría como la fábula a Artemio y a Sandra, para que en la próxima sesión podamos proceder a la lectura y análisis de las mismas.
Mi fábula es la siguiente:


Fábula


La Pantera devota


Pedro Luis del Angel Rodríguez.


Sucedió que un día llegó a mi pueblo un cachorro de Pantera. Mis vecinos, temiendo por las vidas de sus animalitos y por las suyas propias querían matarla en ese mismo instante, pero el sacerdote del pueblo se condolió de la pobre Pantera y los convenció de que la dejaran a su cuidado.

Con el tiempo, el sacerdote, cansado de la vida clerical, se separó de la iglesia y puso un circo, en el cuál la mayor atracción era la Pantera, que con toda devoción se flagelaba confesando sus pecados.


Moraleja:



La sociedad nos enseña a ver como lógico y natural venerar a quien nos domina.



Estampa para el Bestiario

El Oso Hormiguero o la ley del menor esfuerzo



Tomado de: http://wikifaunia.com/mamiferos/osos/oso-hormiguero/ 
Este noble bruto perezoso, trocó la ferocidad por la comodidad: en lugar de asustar transeúntes distraídos que deambulan descuidados por los bosques que habita, sin ánimo para perseguir a su presa jadeando en la pradera y sin deseos de mojar su fina cabellera en ríos y manantiales para conseguir a los apetitosos peces, el Oso Hormiguero prefirió seguir la ley del menor esfuerzo y alimentar su espíritu (pobre, habrá que admitirlo) y sus carnes con crujientes hormigas y termitas.

Al principio le resultaba incómodo sentir como paseaban por su boca y se escabullían entre sus dientes, de modo que decidió reducir tanto el ancho de la boca como el tamaño de la dentadura, hasta terminar por prescindir de esta.

Como de todos modos viera que con sus grandes garras le era difícil atrapar hormigas o termitas en número suficiente para saciar su apetito y visto que disminuir las dimensiones de sus garras podía significarle la burla de sus congéneres y acaso colocarle en posición de ser él mismo presa de alguna otra fiera, amén de que las termitas tienen la descortesía de construir sus termiteros con muros gigantescos y duros como rocas, tomó la sabia decisión de alargar hocico y lengua, de manera que ahora puede romper los muros de los termiteros con sus potentes garras y, sin demasiado esfuerzo, meter hocico y lengua en el interior, para satisfacer su hambre.

Si bien esta forma de alimentarse no parece muy suntuosa ni digna de compartirse en grandes banquetes sociales, a los que los grandes Osos sueles ser invitados, al menos le permiten al Oso Hormiguero largas horas de holganza, sin manchar su pelambre, de manera que, a donde vaya, luce siempre sus pieles, con no poca envidia de los otros Osos, quienes no dejan pasar la oportunidad de criticar su dieta y su lenguaraz naturaleza.

La única queja del Oso Hormiguero en nuestros días, es no poder lucir su impronta bípeda como los otros Osos, lo que en definitiva le ha cerrado la puerta de circos y teatros, pues nadie siente el menor interés en ver pasear a un Oso Hormiguero en bicicleta, arrastrando patas, pelaje y cola.




*Aunque Pedro Luis nos entrega el registro de una sesión del taller de escritura, donde se trabajó la producción de fábulas, el texto incorpora también el producto de otra sesión de aprendizaje relacionada con la escritura de estampas de animales fantásticos para conformar el Bestiario emergente de la escuela. Las actividades se realizaron el 5, 12 y 26 de noviembre de 2016 en Guanajuato.



lunes, 28 de noviembre de 2016

Producción de textos poéticos en la escuela secundaria

Producción de textos poéticos en la escuela secundaria


A partir de una secuencia didáctica titulada "Es tarde para...", que toma como base el poema Amor, de tarde de Mario Benedetti, los chicos producen sus propios textos poéticos. Esta es una pequeña muestra de lo que escribieron los alumnos. Aunque se trabajó en tres escuelas, los escritos que vienen a continuación son de la Telesecundaria de la comunidad de Mesa de la Yerba, Acajete, Veracruz.

Es tarde para.. amar
                                    Concepción Durán Hoyos

Es una pena que no te pueda amar
cuando miro los días y es sábado
y yo hago que no te veo
y tú volteas lleno de furia.

Es una pena que no te pueda amar
cuando miro los días y es domingo
y tú sigues triste y triste,
eres como un cuerpo frío y desganado
que quisieras irte y que nadie sepa dónde estás. 

Es una pena que no te pueda amar
cuando miro los días y es lunes
y tu mente sólo se la pasa pensando en mí,
y yo quisiera regresar contigo
pero tú me hiciste mucho daño.



Es Tarde para salir
                                    José Miguel Carmona Vázquez

Es una pena que no pueda salir
cuando miro el reloj y son las tres
cuando veo que no hay nadie
y me pongo a pensar que ya es muy tarde.

Es una pena que no pueda salir
cuando miro el reloj y son las cuatro
veo que todos se han marchado
y yo no puedo salir de aquí.

Es una pena que no pueda salir
cuando miro el reloj y son las cinco
pero yo sé que sí podré salir
de aquí a otro lugar



Es tarde para escribir
                                    Cristhian Armando Martínez

Es una pena que no pueda escribir
observo el calendario y ya es noviembre
y cuando intento hacerlo
no tengo en qué escribir

Es una pena que no pueda escribir
observo el calendario y ya es diciembre
ha pasado un mes
y sigo sin lograrlo

Es una pena que no pueda escribir
observo el calendario y ya es enero
pero yo sé que poco a poco
lo podré lograr.


Es tarde para hacer la tarea
                                    Héctor Manuel Martínez Durán

Es una pena que aun no te haya hecho
cuando miro el calendario y ya es viernes
tomo el cuaderno y lo abro
pero el cansancio me hace guardarlo.

Es una pena que aun no te haya hecho
cuando miro el calendario y es sábado
mis padres me lo recuerdan
pero no tengo ninguna prisa.

Es una pena que aun no te haya hecho
cuando miro el calendario y es domingo
imagino que te estoy entregando
y un diez tengo bien merecido.


Es tarde para trabajar
                                               Marcos Israel

Es una pena que no me haya ido
cuando miro el reloj y son las cinco
cargo y después me marcho
y me voy duro como siempre.

Es una pena que no me haya ido
cuando miro el reloj y son las seis
esperando llegar pronto
al lugar en el cual lloraré.

Es una pena que no me haya ido
cuando miro el reloj y son las siete
zumbando ladridos sobre mis oídos
sin pensar en lo que me va a pasar
pero sé que lo voy a superar.



Es tarde para llorar
                                    Mariana Hoyos Rivera

Es una tristeza que no estemos juntos
cuando miro el calendario y es enero
mi cuerpo extraña tu calor
ya no puedo llorar lágrimas de dolor.

Es una tristeza que no estemos juntos
cuando miro el calendario y es febrero
el otoño ha pasado y tú no has regresado
ya no quiero seguir sufriendo
recuerda que este corazón no es de acero.

Es una tristeza que no estemos juntos
cuando miro el calendario y es marzo
el mes en que todo retoña menos el dolor
que has dejado con tu recuerdo
pero es tarde para llorar. 







martes, 27 de septiembre de 2016

Elaboración de fábulas

Registro 2:
ELABORACIÓN DE FÁBULAS
Mariana Hoyos Rivera

El día miércoles 7 de agosto del, 2016 vino el maestro para nuestra clase de lectura acompañado de su esposa, la maestra Sandra.
Cuando llegamos al salón, la maestra Margarita llegó con sus alumnos para integrarse con nosotros.
Después de acomodarnos y de que el maestro se instalara, empezó a leer un libro de versos titulado: versos sencillos.
Acabo de leer y nos dijo que revisaríamos 3 registros, 1 de cada grupo.
El primero que revisamos y corregimos fue el de mi compañero Héctor Manuel, de tercer grado.
Tenía algunos problemas de ortografía con las mayúsculas,  los puntos, comas y acentos.
El profesor nos explicó que el “si “condicional no lleva acento, pero el “sí “afirmativo si lleva.
Luego de terminar íbamos a empezar a corregir de segundo y el siguiente era el de Luis Enrique, pero no había terminado de capturar.
Así que empezamos a con los de primero, ya que la maestra Mago sólo había revisado 3 registros.
Empezamos con el de Jair Iván.
Empezó por leerlo y el maestro iba marcando con color las palabras que estaban mal escritas o les faltaba acentos.
Fuimos aclarando algunas oraciones que no se entendían muy bien.
Nos dijo que el título de un libro siempre va en cursivas.
Explicó que: cual, cuando y quien, cuando son de preguntas llevan acento y cuando dan una explicación no.
También dijo que los pronombres personales llevan acento, sin embargo, si la palabra cumple otra función no.
El texto de Jair si nos costó trabajo porque en algunas partes no se entendían las oraciones, pero entre todos lo logramos.
Después el profesor propuso que para la siguiente clase los alumnos de segundo y tercero ayudaremos a los de primero a corregir en las computadoras de la escuela.
Seguimos trabajando con las fábulas, leímos una llamada “La cucaracha soñadora” la cual estaba relacionada con el libro de La Metamorfosis.
Luego de esto Héctor leyó “La rana auténtica”.
También leímos “El cerdo de la piara de Epicuro”, y buscamos en el diccionario piara que quiere decir: manada de  cerdos. Explicó que quinta es como un rancho a las afueras.
Después repartió los libros de La oveja negra de autor Augusto Monterroso.
Nos leyó una fábula tradicional titulada: “El labrador y sus hijos “que trataba de un labrador que tenía una huerta y cuando estaba a punto de morir le dijo a sus hijos que todo los tesoros que poseía los dejaba en ella. Y que cuando quisieran repartirlos fueran a buscarlos.
Después de la muerte del padre los hijos fueron a la huerta y removieron la tierra tanto que dio muchos frutos. Entonces se  dieron cuenta que los tesoros eran los frutos.
Y la moraleja era: el trabajo es el verdadero tesoro del  hombre.
El maestro pidió que se levantaran los niños que habían faltado la clase anterior y dijo que los ayudáramos.
A mí me tocó trabajar con Rosario.
Pasamos a tomar nuestros animalitos nuevamente para empezar hacer nuestra fábula.
Rosario se sentó junto a mí, para hacer más fácil el trabajo.
Yo hice mi fábula y quedó así:

LA GAVIOTA QUE ENSEÑO A VOLAR AL ÁGUILA
Había una vez un águila que no le gustaba volar porque le daba miedo la altura, era un águila muy tímida que hasta el ruido más mínimo la asustaba.
Su nombre era Rosa pero todos le decían Rosita.
Un día salió de paseo y se encontró con la gaviota Lina quien le preguntó que cómo iba con su vuelo, el águila le dijo que no tan bien porque cada vez que lo intentaba parecía inútil y que  se iba a dar por vencida.
La gaviota al escuchar esto decidió que ella le enseñaría. Al águila no le pareció tan brillante la idea pero aceptó.
Ese día estuvieron intentando un largo rato, parecía inútil.
La gaviota dijo que descansaran mientras la aconsejaba y le decía que tenía que volar porque las águilas lo hacían.
Ella la escuchó con mucha atención y decidió impulsarse con mucha más fuerza, parecía que se iba a caer, pero ella puso todo de su parte para que no fuera así.
¡Por fin lo logró! con mucho gusto las dos regresaron a casa muy felices y Rosa le agradeció a la gaviota. La gaviota Lina tenía que marcharse porque se acercaba el invierno pero antes le dijo: “nunca te des por vencida”.
Su moraleja era: si te propones algo lo puedes lograr.


El profesor revisó las fábulas antes de salir al receso.
Salimos al receso, cuando entramos empezamos a leer las fábulas y su moraleja.
Después se nos quedó de tarea que leyéramos en casa nuestros trabajos.
También nos dijo que las ilustraremos y luego haremos un libro con estas.
Empezó a repartir los libros para leer.
Como yo todavía me faltaba de leer dos cuentos de mi libro, El llano en llamas de autor Juan Rulfo, decidí empezar a leer.
Cuando acabé, tomé otro libro que se llamaba La casa de la costurera de la autora Angélica Gonzales.
Como estaba pequeño lo terminé de leer rápido. Luego leí otro libro titulado: El niño y la muerte  de Horacio Robledo.
Algunas palabras que no entendía se las preguntaba a la maestra Sandra y ella me las  explicaba. Mientras todos nosotros leíamos las maestras trabajaban con el asesor.
Se terminó el tiempo  de leer y pasamos a nuestros lugares.
Sandra y el maestro Artemio nos explicaron que para entender un libro hay que concentrarse.
Luego preguntaron que si queríamos llevarnos un libro a casa para leerlo.
Yo elegí el de La fórmula del doctor Funes su autor es Francisco Hinojosa.
Como la vez anterior hicimos una ficha sobre el libro, autor y alumno.
Llego la hora de salida    







  

Productos de un taller de escritura

Productos de un taller de escritura



El sábado 24 de septiembre de 2016 se llevó a cabo el Taller de escritura, en la telesecundaria 21 de Marzo en la ciudad de Xalapa, Veracruz. Los participantes fueron docentes de educación básica. Los siguientes escritos son una muestra de sus productos finales.









Elebamby
                             Fausto Rodríguez Luna
En el hermoso bosque de la Martinica, a principios del siglo XXIV, cerca del lago encantado, según cuentan los abuelos, al bosque lo cubría una espesa neblina, habían regados pastos y arboledas, por una pertinaz llovizna.
Por las mañanas se veían entre follajes a  una bella venada y a un bello y enorme elefante, el cual de manera sigilosa miraba enamorado a la linda venadita.
El enorme elefante en una ocasión y accidentalmente empujo  con su pesado cuerpo, a la venadita al lago encantado; y pensando que iba a morir, él se lanzó al lago para rescatarla.
En su mente y en su corazón el hermoso elefante pedía al mago el lago encantado que lo convirtiera en venado, o  que a ella la convirtiera en elefante para ayudarla a salir viva del lago.
De pronto vio que él podía  ayudarla a salir del agua y él también salió airoso de esa terrible prueba, cada uno con su propia personalidad. Y el elefante y la venadita fueron por siempre amigos y aún siguen viéndolos a ambos, cerca del lago, las personas que como amigos visitan el lago encantado en el mes de diciembre, que es cuando la neblina espesa y la llovizna se hacen presente en la época Navideña.


El Cangurreal
Marta Mendoza Jiménez
Es una mezcla celestial de dos criaturas hermosas: el canguro y el pavo real, pudiera parecer insólito pero no lo es porque así lo dispusieron los dioses del Olimpo. Es alto, majestuoso, la cola es de bellas y coloridas plumas, sus patas le permiten saltar, elevando su frágil cuerpo para lucirse ante las demás bestias. Su pequeña cabeza de canguro sonriente está rematada con un simpático rollo de pelos.
En su bolsa anida los pequeños huevos, que empolla dulcemente durante su tiempo de gestación; al nacer, las crías son indefensas y la hembra las alimenta con pequeñas semillas, poco a poco se van desarrollando hasta lograr su madurez, entonces ellos salen de la bolsa y se vuelven independientes.

El Oso Glotón
Corina Cuevas
Era un oso panzón que caminaba con gallardía y manoteaba sin parar como diciendo algo, pero su gruñir era chillón y no se entendía con claridad lo que decía, por lo que engañaba a los demás animales del bosque, para que le rindieran pleitesía. Pero no sabían que era un engaño, pues lo que le interesaba era llenar su gran panza.
Este animal mitad oso y mitad demonio se juntó con otros animales de la misma calaña que él y se adueñaron del bosque. Era tanta su glotonería que aparte de comer su alimento devoraron el de los demás habitantes del lugar. Pronto hubo protestas pues ya no había qué comer, mientras los osos panzones ya no cabían en sus pantalones.
Los animales inconformes y enfurecidos con la injusticia de los osos, se amotinaron y decidieron iniciar la revuelta. ¿Quién podrá ayudarnos a vencer a estos osos glotones? Se preguntaron. Entonces, se les ocurrió visitar a la bestia del bosque para pedir su ayuda.
La bestia era grande, con pelos azulados, garras de león, cuerpo de gorila y cabeza de dragón, además tenía fama de ser implacable. Pensaron…éste sí se los chinga. Le explicaron qué pasaba y la bestia fue directamente a pedir cuentas a los osos golosos y desconsiderados, que tenían a las manadas sumidas en el hambre. Cuando los osos vieron a la bestia, se les fue el color y hasta flacos lombricientos quedaron de tanto miedo que les dio. Trataron de defenderse de la bestia pero fue en vano.
La bestia los despojó de sus suculentos manjares, para repartirlos entre los animales del bosque. Luego de un constante soplido, con fuego les quemó el fondillo y tristes y ardidos los mando al infiernillo. Y así los animalitos del bosque vivieron tranquilos y felices.


Ave majestuosa y su amigo el barón
Ildefonso Bautista Bautista
El águila, ave que controla al mundo con su majestuosa figura con grandes patas saluda al carnero para mantener su amistad.
El carnero, barón de gran fortaleza física, con grandes curvas estriadas cubiertas de carne y lana. Vive lejos y partado de los demás.
Los martes de cada semana, los dos amigos salen a cazar: el águila con arco y flechas, el carnerso con una gran honda colgada al cuello.
A estos grandes amigos se les verá compartiendo suculentos manjares en el bosque paraíso de la selva lacandona.






lunes, 12 de septiembre de 2016

Sobre las FABULOSAS FÁBULAS

El siguiente escrito es el registro de las actividades de lectura y escritura realizadas durante una jornada de Asesoría Técnica a la Escuela. El texto está escrito desde la mirada de un alumno de 3° grado de la telesecundaria de la comunidad de Mesa de la Yerba, Acajete, Ver. Se trata de la primera parte de la secuencia didáctica, en una próxima entrega publicaremos la segunda y última parte, escrita por un alumno diferente.
Las fotos son de estudiantes de las escuelas de las comunidades de La Mancuerna, Tatatila y del Ejido San José, Tlacolulan. Donde se realizan acciones similares.




Sobre las FABULOSAS FÁBULAS

Registro 1
24 de agosto de 2016
Héctor Manuel Martínez Durán

Ese día el maestro llegó y nos saludó, se instaló y empezó a leer un cuento, una vez terminado; se presentó con los alumnos de primer grado. Nos contó que en este ciclo además de él, vendría otro maestro llamado Luis Enrique que nos dará un taller de matemáticas, también nos dijo que con ese maestro debemos hacer registro, tal como lo hacemos con él.

El maestro les explicó a los alumnos de primer grado qué es un registro y cómo se debe hacer. Luego nos dijo que el cuento que nos había leído anteriormente, tenía como título;  La oveja negra.

Después nos dio un animalito de juguete, nos dijo que platicáramos con él y luego nos iba a dar un libro. Al poco rato nos preguntó que si conocíamos las fábulas y le contestamos que sí, además le comentamos que los personajes casi siempre son animales y al final siempre nos da una moraleja.
El maestro nos contó una fábula de una zorra y un cuervo. También nos dijo que el taller de hoy se llamaría fabulosas fábulas.

Nos dio un libro, nos enumeró del 1 al 20 y nos asignó qué fábulas nos tocaba a cada uno. A mí me dijo que eligiera 2 que me gustaran y elegí una que  se llamaba “El monologo del bien” y “La rana que quería ser una rana autentica”. Nos ordenó leerlas para después comentarlas con otros compañeros. Cuando terminé de leerlas me reuní con Juan de segundo y Erika de primero que eran los alumnos con los que me tocaba comentar. El maestro nos comentó que hay dos tipos de fábulas: las clásicas y las modernas. Las clásicas tienen la moraleja al final y las modernas no.

Como las fábulas que leeríamos eran modernas, nuestro deber era hallar la moraleja de nuestras fábulas correspondientes. Al poco rato empezamos a leer la primera fábula correspondiente a Juan, llamada “El fabulista y sus críticos”, su moraleja era: siempre hay que protestar acerca de lo que no estamos de acuerdo. Y continuamos con la otra fábula que era mía y de mi otra compañera, la moraleja que sacamos era: a veces al querer quedar bien con los demás, nos olvidamos de nosotros mismos. El maestro nos comentó que cuando un texto es usado para hacer otro, recibe el nombre de intertextualidad. Y luego nos explicó cómo trabajaríamos después del receso y nos dijo que ya podíamos salir.

Salimos, comimos y jugamos pero al poco rato nos llamaron para que ya entráramos. Como hacíamos en el ciclo anterior, ahora deberíamos repetirlo; leer después del receso. Preguntó que quien quería leer Frankenstein y yo le dije que me diera uno. También repartió La lámpara de Aladino, La metamorfosis, El llano en llamas y otros más. A Mónica y  Alan les tocó el mismo libro que a mí y nos tocó leer juntos. Yo sentí que no me concentraba y decidí leer solo. Leí la introducción, el prólogo y parte del capítulo 1, pero el maestro nos llamó para que eligiéramos un libro, para llevárnoslo a nuestra casa. El maestro juntó sus cosas y se fue, al poco rato los de primero y por último los de segundo y tercero.  



viernes, 1 de julio de 2016

Lectura de cuento y poesía en la Secundaria Aquiles Serdán de Jalacingo

Lectura de cuento y poesía en Jalacingo, Veracruz



Durante los meses de mayo y junio de 2016, las maestras de la asignatura de Español promovieron entre los alumnos, de 1° grado de la escuela secundaria general “Aquiles Serdán” de Jalacingo, Veracruz, la redacción de cartas al Maestro Artemio Ríos Rivera para solicitarle su apoyo en procesos de lectura y escritura. Como antecedente, al inicio del periodo escolar, habían trabajado el cuadernillo Lee, piensa, decide y aprende donde leyeron el cuento “Fuera del círculo de tiza”.
La visita se llevó a cabo el pasado martes 28 de junio. Las actividades desarrolladas fueron: “Poesía en voz alta” y “Lectura de cuentos no tan cortos”. Aunque las sesiones fueron masivas, alrededor de 250 alumnos en cada una, los muchachos estuvieron a la altura de las circunstancias, muy atentos y participativos, ayudó mucho el trabajo previo de las maestras de Español de la escuela sembrando grandes expectativas en el trabajo de promoción lectora. A continuación presentamos algunas fotografías y fragmentos de algunas de las cartas que escribieron los muchachos.


I

El motivo de la presente es porque en mi escuela los alumnos no podemos comprender la lectura y cada uno de nosotros no sabemos leer bien, es decir, tenemos algunas trabas al momento de estar leyendo.
Por lo antes mencionado quisiera solicitarle de la manera más atenta y respetuosa venir como cuentacuentos a las instalaciones de nuestra escuela y así también ayudarnos a mejorar nuestra lectura, que los libros llamen más nuestra atención y podamos tener una mejor comprensión lectora.
Sobre su cuento “Fuera del círculo de tiza” le comento que de mi parte me gustó mucho ya que los personajes tienen un papel importante en él, sobre todo el niño, es un cuento que nos inspira a mí y a los demás a ser mejores personas.
Yuliet Carolina Colio Lorenzo



II

Me dirijo a usted para saludarlo y solicitar su presencia porque mis compañeros no tienen el hábito de la lectura, no tienen el mínimo interés por la lectura, por esa razón le pido su ayuda. Para que mis compañeros se interesen más y que yo pueda darle entonación correcta.
Por ello me dirijo a usted solicitando su presencia en esta escuela como cuentacuentos, para que usted nos anime a leer más, nos enseñe lo bonito que es saber leer.
Gabriela Sánchez Hernández



III

Le quiero comentar que a mis compañeros y yo nos aburre leer y algunos no pueden…
Jesús Guzmán Tadeo



IV

Necesitamos ayuda para que nos explique a leer mejor y a comprender lo que estamos leyendo. Personalmente me aburre mucho y luego no entiendo lo que leo.
Danna Cecilia Cortés Medina



V

… los alumnos no cuentan con los suficientes conocimientos acerca de la lectura, algunos no saben leer muy bien y tartamudean, no tienen comprensión lectora ni el hábito de la lectura.
Ana Isabel Mauricio Cipriano



VI

… en representación de mis compañeros y compañeras lo solicitamos como cuenta cuentos porque a mis compañeros no les gusta leer y no hay ninguna actividad de literaria.
El beneficio de que venga aquí es que tendremos una actividad de literatura más abierta.
Por ahí le quiero decir que el cuento “Fuera del círculo de tiza”, su cuento de usted que hizo, me dejó super fascinado en ciertas partes que no me acuerdo muy bien. ¿Cómo fue que se inspiró para hacer el cuento?
Jesús Alberto Juárez Florentino


miércoles, 29 de junio de 2016

Flor de varia escritura: Reflexión sobre el acto de escribir y leer de los adolescentes

Flor de varia escritura de Artemio Ríos y Sandra Ortiz:
Reflexión sobre el acto de escribir y leer de los adolescentes.

Juan Carlos Sánchez

Leer y escribir son dos herramientas fundamentales del lenguaje; al combinarlas, son la fórmula perfecta para incrementar los aprendizajes y el descubrimiento de nuevos mundos. Resulta preciso mencionar que la escritura y la lectura van ligadas al desarrollo de las habilidades mentales, como la creatividad, el pensamiento y la memoria.

Es tarea del docente dotar a sus estudiantes de elementos necesarios para que elaboren un texto original y coherente, porque de otra manera, enriquecemos más a la cultura del plagio y a la crisis tan inefable en las competencias de escritura. Tomemos en cuenta que plasmar un escrito no es nada fácil, pues es una actividad recursiva que exige leer, buscar, comprender y reflexionar sobre qué voy a escribir, cómo se relaciona conmigo, a quién va a estar dirigido y qué debo corregir.

FLOR DE VARIA ESCRITURA de los profesores Artemio Ríos y Sandra Ortiz, es el resultado de una experiencia llevada a cabo en la Telesecundaria “Leona Vicario Fernández, de la comunidad de Mesa de la Yerba, en Acajete, Veracruz. Un trabajo realizado en conjunto con alumnos, maestras y el asesor, con el fin de reforzar las habilidades de escritura y lectura en los estudiantes, pues en la actualidad, no se le han dado a estos procesos una valoración e importancia, y se consideran sólo una tarea más que impone la escuela.
Los coordinadores de la publicación reúnen escritos realizados por los educandos de la institución, encaminados por estrategias activas, que coadyuvan a mejorar las competencias comunicativas en los alumnos y que son meritorias de destacar. En primer lugar, para favorecer la originalidad y creatividad en los textos, debemos implementar el registro de las actividades que se realizan durante la jornada escolar, esto permite que el  aprendiz describa, narre y recupere sus experiencias.

En segundo lugar, hay que manejar dentro del aula una serie de cuentos que hablen sobre temas relacionados al contexto más próximo de los alumnos, y así, se practique la lectura compartida, en voz alta, lectura guiada, comentada y lectura en episodios; posteriormente, realizar una reseña atendiendo la finalidad de su escrito, a quién va dirigido, hacer borradores, revisar la ortografía y las ideas.


Las profesoras de la telesecundaria junto con el profesor Artemio Ríos, trabajaron con cuentos de la serie Kipatla. Historias que relatan acerca de la discriminación y la importancia de la igualdad de derechos. Es preponderante que los estudiantes expresen sus puntos de vista sobre los cuentos leídos. Indiquen que les gustó y que no. Además, invitarlos a la realización de dibujos u organizadores gráficos para la mejor comprensión de la lectura.

De la misma manera debemos incluir textos de divulgación científica, lo que permite a los estudiantes acercarse a la investigación de algún tópico de interés y relevante para la sociedad. Sin lugar a dudas, hay que acercar a los adolescentes al mundo de las bibliotecas, de los libros y del internet, para que ellos sepan discernir entre una fuente verídica y una no confiable. En esta obra, se presentan escritos sobre los cuerpos que integran nuestro sistema solar.


Es innegable que trabajar con estas estrategias en las escuelas va a permitir alcanzar un logro más en la lectura y en la producción de textos escritos. Nuestro quehacer como docentes es orientar al alumno para que use el diccionario cuando lea un escrito; debemos revisar de manera colectiva lo que escriben los alumnos, leerlos en voz alta, proyectarlos y cada uno dar nuestra opinión sobre qué se puede corregir, qué le falta y como reorganizarlo.

Para finalizar, este libro deja muy en claro que a pesar de las deficiencias que los aprendices tienen con la lectura y la escritura, debemos tomar medidas de acción para fortificar estas dos grandes habilidades, pues de cierta manera marcan nuestra vida y nuestro conocimiento.

 Tan solo veamos que al acto de leer, es una combinación de saberes. Implica tanto lo que queremos contagiar como la construcción de un mundo a partir de lo que entendemos. Y la escritura, es una forma de expresarnos que saca las ideas de nuestra mente, a partir de nuestras vivencias y experiencias. Urge apuntalar la formación de los nuevos lectores y de individuos que sepan expresar sus ideas en el papel.