martes, 23 de enero de 2018

Reporte de lectura: Cuentos y Kipatlas.

Reporte de lectura: Cuentos y Kipatlas.

                                                 Maidely Guadalupe García Landa

Hoy jueves 19 de octubre el Mtro. Artemio Ríos Rivera vino para dar la segunda clase de lectura y escritura.
El nos dio a conocer el cuento llamado EL ALMOHADÓN DE PLUMAS, del escritor Horacio  Quiroga.

Trata sobre un matrimonio en el cual nos muestra tanto cariño entre ellos dos, pero es donde la esposa se enferma de algo desconocido, la verdad no se sabía qué era lo que tenía pero le daban como mareos, alucinaciones.

La mujer tuvo que caer a cama gravemente enferma, donde a su esposo lo tenía tan  preocupado, después de 5 días, llegó el momento en el cual  Alicia, la esposa, tuvo que morir. Cuando pasó eso la sirvienta fue a limpiar la cama y de eso vio pequeñas gotas de sangre  y rápidamente le fue a visar al señor. A ellos se les hizo raro.

Jordan, el esposo,  deshizo el almohadin donde repegaba la cabeza su  mujer, al momento que destrozó la almohada, vio bichos raros y un  animal que le drenó toda la sangre a la mujer en esos 5 días y 5 noches que pasó acostada .

Ya al final de esa lectura el maestro nos preguntó que si se nos había hecho terrorífica la historia que nos trajo. Muchos le dijeron que sí, pero hubo otros que también le respondieron que no y otros no respondieron nada.

Después el  Maestro Artemio nos preguntó que si teníamos los reportes de la primera vez que vino, unos le respondieron que sí y en otros casos le respondieron que no .

Empezó a revisar el texto de mi compañera Mariana, de primer grado. Nos puso a corregirlo entre todos y en el caso de ella más, porque era suyo. Corregimos los errores, las faltas de ortografía, palabras que se repetían, entre otros casos más.

Después de terminar de corregir el texto de nuestra compañera, pidió otro texto que hicieron los demás. Mi compañero Gabriel, de segundo grado, nos dio a conocer  su reporte, donde nos explicó qué es lo que leyó y que tema, así como le hizo. Con mi compañero corregimos los errores, palabras que se repetían, cómo argumentarle más entre más cosas.

Ya al terminar el texto de mi compañero de segundo, rápidamente el Maestro Artemio quiso darnos a conocer un reporte de tercero. Primero pasó mi compañero Diego a mostrarnos el suyo, también lo corregimos. Cuando queríamos ver los siguientes reportes, nos enteramos que todos los reportes de tercero estaban junto a los de mi compañero Diego. Ahí vimos los de mis compañeros José, Mariel, Andrea y Edgar.

Se hizo lo mismo, los paso a leer a cada quien su reporte, y de eso corregimos entre todos los errores para que salieran bien todos los reportes.

Al final de la revisión nos puso en trinas para trabajar en un tema que nos iba a dar, pasó nombrando a tres de tercero que quisieran pasar, en eso pasamos Grecia, José y yo. Eramos el primer equipo y después llamó a otros para que hicieran el segundo equipo y así asta terminar los equipos.

Ya una vez formados los equipos, nos dio a cada quien un libro de Kipatla, pero que fuera el mismo para trabajar  juntos en equipo y redactar lo que entendimos del cuento, a cada trina le dio un libro y a cada quien, pero de diferente historia por equipo.

Nuestro cuento se tituló: María y el polvo debajo del tapete de Marta Alcocer. El libro trata:
De una niña que vive con su mamá y la abuelita de una doctora. Donde la mamá de la niña que se llama María  fue a meterla en un curso de verano, mientras la mamá se iba atrabajar  a cuidar a una señora, que era la abuela de la doctora Ibañes ya que ella tenía que trabajar, pero la señora era muy necia y berrinchuda, casi parecía  una niña chiquita.

María se llevaba mucho con ella, casi parecían nieta y abuela. Ellas hablaban mucho, hasta hacían travesuras. La niña la cuidaba mucho a la señora y estaba enojada con la doctora porque jamas le hacían caso. Solo su mamá y ella se hacían cargo de la señora. Además, estaba enojada porque la doctora solo regañaba a su mamá, por no tenerle muchas atenciones a la señora. María hasta dejaba de ir al curso de verano y de ver al niño que le gustaba por estar cuidando a doña Marce. La verdad doña Marce y Maria eran amigas, hasta hubo un día donde las dos hicieron una travesura, la doctora se enojo mucho con la niña porque hasta olvido darle sus medecinas. La verdad a Maria no le importó nada porque le tenía coraje a la doctora porque pensaba que no quería a doña Marce, pero no era cierto.
 
Ya por último el Maestro Artemio nos dio las gracias por el tiempo que le dimos, despidió a los de segundo y los de primero. Cuando recogió sus cosas nos dio la mano a todos como despedida y los de tercero le dimos un fuerte aplauso como agradecimiento por la clase que nos dio.


viernes, 30 de junio de 2017

Escuela Secundaria Técnica 105: Antología Poética

Poesía en rotación: Escuela Secundaria Técnica 105
Antología


¡¡El cielo en su esplendor!!

Noche trabada de estrellas
Que una a una, palpitan
En sincronía, durante un largo sueño.
Que al terminar deja ver,
Aquello que en su esplendor
Es el cielo

(Yohan Amos Martínez González


Distante

Tú te alejas y yo me quedo
El viento que recorre por mis manos
Se vuelve distante
Llevándose consigo el corazón que he adorado
Y mirando el verano correr tras de ti

(anónimo)



Sin título

Silencio en el bosque
Silencio en el mar

Hay silencio
Cuando llega el enamorado
En silencio

(Samantha Mendoza)


Tus besos

Y caían mis besos alegres como brazas
Tu calor, tu piel, el sentir cómo me abrazas
No sé explicar cómo eres,
Tan hermoso
Tan bello, ah…
Diste luz a mi vida
Me volviste loca,
Adicta a todo de ti,
Perdida en tus besos.

(Briseida Carmona)


Mi alma

Mi alma está cansada
De tanto esperar tu llegada
Tú eres una maravilla
Y te volviste parte de mi vida.
 
Tienes mi alma en tus manos
Por favor no nos dejes
Abandonados
Te extraño
Y quiero que estés a mi lado.

(Obed Martínez)


Amorosa saciedad

“Para mi corazón basta tu pecho”
tu pecho lleno de sueño y esperanza
cargado de promesas y de ensueños
lánguido puerto
donde mi balsa ancla.

(LSM)


Abandono

Te pienso todavía
Mi corazón no olvida
Sólo en sueños te veré
Sólo en recuerdos vivirás

Te pienso todavía
Mi corazón te olvida
Te pierdes en el sueño
En mi recuerdo tú perduras

(Carlos Rubén Linares Hernández)


Ese cuerpo de mujer

Ese cuerpo
De mujer
Tan hermosos esos ojos
Que me llenan de alegría
Cuando te veía
Tu sonrisa era el mismo sol
Tu boca como un rubí
Que cuando te vi
Fui feliz.

(Ana Karen)



El silencio que trasmites

Quiero pensar que cuando no hablas
Aun sigues en mí,
Que estás conmigo siempre
Aunque yo esté sin ti.

Que el silencio y la distancia
No nos separen en verdad
Porque así somos felices
En el silencio y soledad.

(Ricardo Rosado Ceballos)


Te lo tragaste

Era mi amor
A ti no te importó
Tú te lo tragaste
Sin importar mi dolor.

(Michel Gutiérrez)


La noche en tus ojos

Me gusta el negro de tus ojos,
Y en tus ojos veo un brillos.
Un brillo que es intenso
Intenso cuando te miro.

(Mariana Juárez Ramírez)



La ola inmóvil
Eternamente en fuga como la ola (Pablo Neruda)

Inmóvil la respiración, loca la calma.
En un instante vacuo todo acaba,
Sentada en la tormenta.
Eterna calma.

(Tania Mora Palacios)


Ya no quiero

Ya no quiero tu amor
Tu amor me lastimó
Esperar por ti fue un error
Porque lo único que conseguí
Fue mi dolor

Mi voz te busca
Pero no te encuentra
Mi voz encuentra decepción
Incierta.

(Ámbar SCE)


Me gustas

Me gustas, cundo no me miras,
Me gustas, cuando te distancias.

(Fátima Contreras Cruz)



Tus ojos

Sin ser azules, tus ojos son perfectos,
Tienen un hermoso color avellana,
Con un brillo especial, tus ojos,
Simplemente perfectos.

(Isleen Joselin)


Tu alma

Es la más hermosa
No sólo piensa en ti
Sino en los demás
Tu alma es bondadosa
Tu alma es hermosa.

(Nancy Karely Pale Martínez)



Tú lo eres todo para mí,
Para mí todo lo eres tú.

(Johnathan Báez Pérez)


El último otoño

El último otoño era gris
Oscuro
Tú estabas muy distante.

El último otoño, te recuerdo
Tu sonrisa,
Tu voz se quedó en el último otoño.

(Litzy Yamilet Esquivel Castañeda)







Cansancio

Me canso del amor
Me cansa la ternura
Cansancio en la distancia
Que hay entre tú y yo.

(Artemio Ríos)